Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador.   Política de Cookies

Jardins de Vil·la Amèlia

Carrer Eduardo Conde, 22
Sarrià - Sant Gervasi
08034
Barcelona

http://www.barcelona.cat/ca/que-pots-fer-a-bcn/parcs-i-jardins/jardins-de-vilmiddotla-amelia_92086011931.html


Latitude: 2.121169
Longitude: 41.3938856



  • Parque o jardín público
  • Árbol de interés
  • Reptil
  • Lugar cultural
  • Fuente ornamental


Los jardines de la Villa Amelia forman un cuadrado casi perfecto. El espacio verde de concepción tradicional y estilo afrancesado es el resultado de una fusión entre las especies originales de unos antiguos jardines privados y las plantaciones posteriores, introducidas cuando se remodelaron para hacerlos público. La presencias de árboles imponentes de especies muy variadas destaca la calidad de un jardín donde se conservan árboles centenarios como palmeras, plátanos o pinos y una gran variedad de arbustos y parterres.

historia
Los Jardines de la Villa Amelia tienen origen en el suntuoso jardín que Ignacio Girona hizo construir en una finca de su propiedad en Sarrià. El nombre lo puso en honor de su esposa, Amelia de Vilanova. Durante muchos años la familia Girona utilizó la Quinta Amelia como lugar de veraneo. En 1930 el Ayuntamiento destinó los terrenos en parque público, y en 1969 fue definitivamente expropiada a cambio de edificar una parte, lo que conllevó el derribo de la antigua residencia de los Girona. Un trozo de terreno ha quedado integrado en los vecinos Jardines de la Villa Cecilia, situados al otro lado de la calle de Santa Amelia, que se abrió cuando se crearon los dos espacios verdes

biodiversidad
Los Jardines de la Villa Amelia son ricos en especies vegetales -alrededor de una cincuenta-, y en ejemplares poco frecuentes en Barcelona como los de la avenida flanqueada ejemplares de Sophora japonica pendula. Tambien Hay tilos (Tilia X europaea y tomentosa), cedros (Cedrus libani, atlantica y deodara) y cipreses (Cupressus glabra, macrocarpa y sempervirens). la jacaranda (Jacaranda mimosifolia), la palo rosa (Tipuana tipu) y el árbol del amor (Cercis siliquastrum), y arbustos como Lagerstroemia indica, todos con espectaculares floraciones completan el conjunto Destacan las magnolias (Magnolia grandiflora), las encinas ( Quercus ilex), los árboles del amor (Cercis siliquastrum), grandes ejemplares de pino piñonero y de pino carrasco (Pinus pinea y Pinus hapelenssis) y, entre las palmeras, el palmito (Chamaerops humilis) y ejemplares muy desarrollados de Trachycarpus fortunei . Pero los reyes indiscutibles de la vegetación son un plátano (Platanus X hispanica) y un falso pimentero (Schinus molle) de casi noventa años, un eucalipto (Eucalyptus globulus) plantado a finales del s. XIX, un ejemplar de Gymnocladus dioicus casi centenario, y un conjunto de 15 palmeras de Canarias (Phoenix canariensis) que fueron plantadas a finales del siglo XIX. Todos están dentro del Catálogo de Árboles de Interés Local de Barcelona

Paisajismo y diseño
Un ejemplo es la glorieta de los cipreses, situada encima de una colina de piedras que antaño fue una cascada. Está muy cerca del acceso desde la calle Santa Amelia. Enfrente, los jardines se extienden, espléndidos, con grandes parterres cada uno con una vegetación diferente. El estaño y el cerro de los pinos son los dos lugares destacados de los jardines. El estaño es circular, situado dentro de un gran parterre con pequeñas vallas vegetales de mirto cuidadosamente recortadas que forman dibujos sobre el césped. Dentro del agua reinan las plantas acuáticas, presididas por la figura de una ninfa protectora. Como contrapunto de este espacio abierto y en calma, cerca del acceso por la calle Francisco Carbonell hay un cerro un poco escondido de tierra desnuda al que se accede por unos escalones de madera. Es un lugar diferente y algo agreste

Arte y arquitectura
En una isla que emerge en medio del estanque de los Jardines de la Villa Amelia se eleva, menuda y esbelta, Dríade, una ninfa protectora de los bosques. Es la figura de bronce de una adolescente desnuda, considerada una de las mejores esculturas de Ricard Sala. No muy lejos, en un rincón entre sombrío y luminoso, un joven efebo toca la flauta. Es El Encantador de serpientes, un bronce del belga Jules Anthone.

Jardins de Vil·la Amèlia

Carrer Eduardo Conde, 22
Sarrià - Sant Gervasi / Sarrià
08034 - Barcelona
¿Como llegar?

 http://www.barcelona.cat/ca/que-pots-fer-a-bcn/parcs-i-jardins/jardins-de-vilmiddotla-amelia_92086011931.html
Los jardines de la Villa Amelia forman un cuadrado casi perfecto. El espacio verde de concepción tradicional y estilo afrancesado es el resultado de una fusión entre las especies originales de unos antiguos jardines privados y las plantaciones posteriores, introducidas cuando se remodelaron para hacerlos público. La presencias de árboles imponentes de especies muy variadas destaca la calidad de un jardín donde se conservan árboles centenarios como palmeras, plátanos o pinos y una gran variedad de arbustos y parterres.

historia
Los Jardines de la Villa Amelia tienen origen en el suntuoso jardín que Ignacio Girona hizo construir en una finca de su propiedad en Sarrià. El nombre lo puso en honor de su esposa, Amelia de Vilanova. Durante muchos años la familia Girona utilizó la Quinta Amelia como lugar de veraneo. En 1930 el Ayuntamiento destinó los terrenos en parque público, y en 1969 fue definitivamente expropiada a cambio de edificar una parte, lo que conllevó el derribo de la antigua residencia de los Girona. Un trozo de terreno ha quedado integrado en los vecinos Jardines de la Villa Cecilia, situados al otro lado de la calle de Santa Amelia, que se abrió cuando se crearon los dos espacios verdes

biodiversidad
Los Jardines de la Villa Amelia son ricos en especies vegetales -alrededor de una cincuenta-, y en ejemplares poco frecuentes en Barcelona como los de la avenida flanqueada ejemplares de Sophora japonica pendula. Tambien Hay tilos (Tilia X europaea y tomentosa), cedros (Cedrus libani, atlantica y deodara) y cipreses (Cupressus glabra, macrocarpa y sempervirens). la jacaranda (Jacaranda mimosifolia), la palo rosa (Tipuana tipu) y el árbol del amor (Cercis siliquastrum), y arbustos como Lagerstroemia indica, todos con espectaculares floraciones completan el conjunto Destacan las magnolias (Magnolia grandiflora), las encinas ( Quercus ilex), los árboles del amor (Cercis siliquastrum), grandes ejemplares de pino piñonero y de pino carrasco (Pinus pinea y Pinus hapelenssis) y, entre las palmeras, el palmito (Chamaerops humilis) y ejemplares muy desarrollados de Trachycarpus fortunei . Pero los reyes indiscutibles de la vegetación son un plátano (Platanus X hispanica) y un falso pimentero (Schinus molle) de casi noventa años, un eucalipto (Eucalyptus globulus) plantado a finales del s. XIX, un ejemplar de Gymnocladus dioicus casi centenario, y un conjunto de 15 palmeras de Canarias (Phoenix canariensis) que fueron plantadas a finales del siglo XIX. Todos están dentro del Catálogo de Árboles de Interés Local de Barcelona

Paisajismo y diseño
Un ejemplo es la glorieta de los cipreses, situada encima de una colina de piedras que antaño fue una cascada. Está muy cerca del acceso desde la calle Santa Amelia. Enfrente, los jardines se extienden, espléndidos, con grandes parterres cada uno con una vegetación diferente. El estaño y el cerro de los pinos son los dos lugares destacados de los jardines. El estaño es circular, situado dentro de un gran parterre con pequeñas vallas vegetales de mirto cuidadosamente recortadas que forman dibujos sobre el césped. Dentro del agua reinan las plantas acuáticas, presididas por la figura de una ninfa protectora. Como contrapunto de este espacio abierto y en calma, cerca del acceso por la calle Francisco Carbonell hay un cerro un poco escondido de tierra desnuda al que se accede por unos escalones de madera. Es un lugar diferente y algo agreste

Arte y arquitectura
En una isla que emerge en medio del estanque de los Jardines de la Villa Amelia se eleva, menuda y esbelta, Dríade, una ninfa protectora de los bosques. Es la figura de bronce de una adolescente desnuda, considerada una de las mejores esculturas de Ricard Sala. No muy lejos, en un rincón entre sombrío y luminoso, un joven efebo toca la flauta. Es El Encantador de serpientes, un bronce del belga Jules Anthone.
Traducido automaticamente con Google Translate API.

Itinerarios que contienen este punto de interés   x 1